FANDOM


La Tercera Guerra Mundial fue un acontecimiento bélico que duró desde principios de la década de los años treintas, hasta la rendición de Polonia en el 17 de septiembre de 2056. Tuvo una participación, de mayor o menor medida, de las Veinticuatro Potencias Armadas (VPA) del siglo XXI, y dejó un saldo de entre quince y treinta millones de habitantes, una enorme mayoría de ellos civiles. Una de sus características más notorias fue la constante alternancia de bandos, la guerra triple y la guerra cuádruple.

Contexto histórico Editar

La globalización y la cada vez más obvia separación entre los países desarrollados y los atrasados crearon en el mundo grandes rivalidades difíciles de sanar. El mundo cayó en un grave estado de indferencia, de déficit de espiritualidad y compañerismo. Los modelos trazados por los países de primer mundo sacudieron a toda la sociedad. La vida en cualquier ambiente se volvió hostil, por la falta de valores y la constante rivalidad producto del individualismo.

En los países en desarrollo, los cuales poseen cantidades importantes de la población mundial, las empresas extranjeras se convirtieron en los verdaderos gobiernos. La rivalidad entre éstas se acentuaba, y creaba patrias chicas donde todos los trabajadores trabajaban contra los demás. No obstante, la situación no duraba demasiado, y alguna empresa lograba finalmente poner a un presidente en el poder y acabar con la competencia en la zona.

En otras partes del mundo, sin embargo, fueron los movimientos nacionalistas y populares los que se alzaron en el poder, eliminando a las empresas extranjeras. Los nacionalismos llegaban a chocar, y se producían más y más guerras.

En el 2018, la República Popular China lanzó una tripulación al espacio que llegó a Marte. El proyecto sorprendió a todos, y definitivamente removió a los Estados Unidos de su puesto como superpotencia. Hacia los años veinte, las empresas chinas se reproducían por el mundo, como otrora las estadounidenses. No obstante, una gran crisis se avecinó, golpeando con fuerza a China y a los otros países desarrollados. La crisis duró una década completa, donde la gente de barrios elegantes vendía hasta sus casas para poder sobrevivir. Países menos ruidosos aprovecharon para aparecer en la escena económica mundial. Ya no había una o dos superpotencias. Eran veinticuatro.

El G-20 se disolvió, y se creó el grupo de las 24 potencias armadas, que prácticamente eran los únicos países con suficiente capacidad económica, logística, comercial y militar para invadir a otros. Se empezaron a crear relaciones, así como rivalidades. El resto de los países quedó dividido entre las VPA, como estados satélites de unos o de otros.

VPA Editar

A continuación se enlistan las 24 potencias armadas, con una pequeña reseña y sus estados satélites (al comienzo de la 3GM)

Corea del Sur (República de Corea) Editar

En el año 2023, el gobierno de Corea del Norte cayó víctima de atentados, y un golpe de estado. El nuevo gobierno buscaba el apoyo de una potencia extranjera, pero gracias a los movimientos nacionalistas a ambos lados de la zona desmilitarizada, las dos Coreas se reencontraron finalmente. Su fuerza nacional proviene de obtener recursos rápidamente. Sus estados satélites son: Mongolia, Congo, Gabón, Camerún, Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe.

Polonia (República de la Gran Polonia y el Balto) Editar

El este de Europa es la región más pobre del continente. A raíz de esto, surgieron gobiernos ultranacionalistas que deseaban exaltar el poder de la región y formaron un gran país que se alzó como potencia militar. El bloque polaco posee una economía muy estable y una capacidad logística muy aprovechable. Estados satélites: Países bálticos, Finlandia, Eslovaquia y Hungría.

Israel (Estado de Israel) Editar

Israel había conseguido ser una potencia en el Oriente Próximo, y creó empresas que se adueñaron de grandes extensiones y recursos en los Balcanes, que defendieron infiltrándose en la política de esos países. Estados satélites: Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro y Albania.

Reino Unido (Reino Unido de Gran Bretaña) Editar

Cuando Portugal e Irlanda sufrieron la crisis, el R.U. decidió crear su propia zona económica y alinearse con ellos, después de perder la Commonwealth. Posee fuerte armada y aviación. Estados satélites: Jamaica, Belice, Bahamas, Bermudas, Guayana, Irlanda, Portugal, Islas Malvinas.

India Editar

India se convirtió en un atractivo para empresarios, aunque el gobierno aislacionista de India las expropió con ayuda de su gran ejército. Otros países en África hicieron igual y expropiaron las empresas. Posee ciudades y centros financieros muy importantes. Estados satélites: Sudán del Sur, Etiopía, Uganda, Kenia, Tanzania, Sri Lanka y Maldivas.

Rusia (Federación Rusa) Editar

Rusia siguió manteniendo su esfera de influencia en: Nicaragua, Cuba, Venezuela, Bielorrusia, Kazajistán y Uzbekistán.

Turquía Editar

Creó una zona de ayuda económica con Macedonia, Grecia, Siria, Chipre y Líbano, además de crear empresas modernas en Yemen, Somalia, Eritrea y Yibuti.

China Editar

A pesar de la enorme competencia extranjera, logró conservar como satélites a: Singapur, Malasia, República Centroafricana, Congo de Zaire, Zambia, Ruanda y Burundi.

Francia Editar

Centro de una fuerza fascista que controla Bélgica, Luxemburgo, Andorra, España y Haití. Mantiene bajo dominio militar a los países del Caribe, y controla legislativamente a Guyana Francesa.

Vietnam Editar

Se proclamó defensora del comunismo en el mundo. Controla políticamente a Camboya, Benin, Togo, Ghana y Costa de Marfil, todos ellos alineados a su sistema económico.

Estados Unidos de América Editar

Su esfera de influencia la forman Colombia, Panamá, México, Guatemala, Liberia y Sierra Leona.

Egipto Editar

Logró sus objetivos políticos con la ayuda de su ejército, y controla Libia, Chad, Sudán, Palestina, Jordania y Arabia Saudí.

República de Italia Editar

Controla organizaciones armadas en Malta, Túnez, Argelia, Malí, Níger y Burkina Faso

República Popular de Australia Editar

Australia se separó definitivamente de la Commonwealth junto con Nueva Zelanda, Madagascar, Mauricio, Reunión, Mozambique, Malawi, Sudáfrica, Lesotho y Swazilandia, que están alineados a Australia.

Pakistán Editar

Desplegando su poderío militar terrestre, controló a Turkmenistán, Kirguiztán, Afganistán, Nepal, Bután y Bangladés.

República de Taiwán Editar

País independiente que poseía los recursos de muchísimos territorios marítimos del Pacífico, así como el gobierno de las Filipinas.

Estado de Indonesia Editar

Una Indonesia extremista que invadió y conquistó Papúa-Nueva Guinea, las Islas Salomón y Timor Oriental. Posee una extensa flota, y controla el comercio de Angola, Namibia, Zimbawe, y Botsuana.

República Germana Editar

República nacionalista democrática, que controla Suecia, Dinamarca, Países Bajos Holandeses, Suiza, Liechtenstein, Austria y la República Checa, gracias a sus partidos políticos alineados.

Segundo Imperio del Japón Editar

El alzamiento imperialista de Japón se reprodujo como habría de ocurrir en el siglo anterior, producto de la ruina comercial que gozaba Japón anterior a la crisis. Amplió su esfera hacia América, donde quedaron los últimos resquicios de su mercado internacional que pudo defender. Su esfera de influencia abarca a El Salvador, Honduras, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador y Perú.

Ucrania Nacionalista (República de Ucrania) Editar

Nacionalista y Rusofóbica, obtiene su poder de las minas en el Cáucaso, nacionalizadas. Su esfera de influencia abarca a Moldavia, Rumanía, Bulgaria, y los países transcaucásicos.

República de Canadá Editar

Canadá se convirtió en un estado guerrero con muchos alzamientos diversos, hasta que se convirtió en una república muy liberal y descentralizada. Países europeos que huían de la Europa fascista se unieron a la esfera de influencia de Canadá, que son: República Independiente de Groenlandia, Islandia, Noruega, Marruecos, República Saharauí, y Mauritania.

República de la Gran Tailandia Editar

El nacionalismo tailandés había crecido, y expulsando a las empresas extranjeras se abrió hacia el comercio exterior. Logró crear una zona de influencia en el África Occidental, gracias al préstamo de recursos militares para sofocar las revueltas de diversas índoles en Cabo Verde, Senegal, Gambia, Guinea-Bissau y Guinea.

Orígenes inmediatos del conflicto Editar